En los últimos meses y tal vez un par de años, los colores metálicos han tomado un gran impulso. Los vemos en barnices de uñas, en sombras de ojos, en zapatos, bolsos y en toda clase de prendas de vestir. Es por ello que no podemos dejar de incluirlos dentro de nuestras prendas esenciales del guardarropa.

Ya comentamos de la blusa dorada que se ha vuelto una pieza muy importante en el closet, y ahora toca el turno de los suéteres.

Un suéter metálico puede ser desde azul rey, rojo, verde, dorado, plateado o incluso blanco o negro con hilos metálicos o con lentejuelas.

Si no eres una persona que guste mucho de los colores brillantes o llamativos, entonces un tono claro, blanco, marfil o beige con algún hilo de metal te servirá como sweater metálico. Si tú eres de las que les gusta brillar, entonces busca tu mejor tono de metálicos. Por tu color de piel y ojos, puedes optar por dorados, plateados o cualquier otro color en metal.

Este toque brillante proviene ya sea del estambre en sí, o de un teñido metálico a un estambre mate, también puede ser por lentejuelas añadidas al estambre o brillantina, que lo hace obtener la tonalidad.

Los sweaters metálicos se usan tanto de día como de noche. De manera formal o casual. Lo puedes combinar con blanco o negro o suavizar su efecto visual combinándolo con tonos neutros.

Esta es una pieza acento, es decir que de preferencia no lleves más de una de ese color en tu outfit. El tono metálico es también textura, lo que significa que debes tener cuidado al combinarlo con otras texturas.

Por: @SallySalas_

Advertisements