En tu guardarropa es indispensable contar con unos pantalones negros acampanados largos. Estos pueden servirte para eventos formales de día o de noche, con un saco corto de cualquier color siempre te veras arreglada. Si el evento es semiformal, lo puedes acentuar con una chamarra tipo motociclista de piel u otro material. Estos pantalones pueden ser de tela ligera en climas cálidos o de lana, o tela más gruesa en climas fríos. Este tipo de pantalón te ayuda mucho con la figura a verte más alta y delgada.

Unos pantalones de vestir negros a los tobillos y semi ajustados están de moda en esta época, en que los zapatos son el centro de atención y no solo hay que lucirlos, sino en algunos casos se convierten en la pieza principal de tu atuendo. Estos pantalones los puedes usar para la oficina o para cualquier evento de día, con zapatos bajos o formal con zapatillas. Estos pantalones deben contener algo de licra para que se ajusten si tu figura es delgada.

Unos pantalones ajustados tipo mallas, leggins o jeggins. Estos son completamente ajustados y los usaras con botas y blusas largas, vestido encima o sweater largo. Todos debajo de la cadera. Este atuendo es súper práctico ya que te sirve desde la universidad, la oficina o el antro.

El secreto es el tipo de blusa y accesorios. Debes tener cuidado de comprarlos de una buena calidad de algodón, ya que de no ser así, pueden desgastarse muy rápido y se verán mal. También pueden ser imitación de piel o de velour en invierno.

Por: @Sally Salas_

 

Advertisements