El saco negro es una pieza esencial en cualquier closet y dependiendo el clima en el que vivas y tu actividad laboral, puedes necesitar varios de ellos.

El primero y más necesario, es un saco regular formal negro con botones negros y forro, que puedas usar en la oficina o en una cena formal. Búscalo en rayón o lino, ya que el algodón se despinta más fácilmente con las lavadas y se llena de bolitas. Este saco siempre tiene que lucir como nuevo, por lo que es preferible que lo envíes a lavado en seco.

El segundo puede ser un saco ligero incluso sin forro que puedes usar en climas cálidos y puede ser corto para usarlo con vestidos o largo tipo sweater para un aspecto casual. Su contraparte, si vives en climas fríos, puede ser un saco de lana con forro, para cuando salgas de noche o puede ser más largo tipo abrigo para mayor calidez.

Si tienes mayor presupuesto, puedes agregar otro saco negro con botones dorados tipo militar, con lineas blancas, cuadros, o detalles blancos. Este es un statement jacket, o sea el saco distintivo para cuando vas de antro o a un evento especial y puede ser también tipo chaqueta con lentejuelas, estoperoles o algún acento especial, para llamar la atención.
Por: @SallySalas_  @Klosette  #closetessentials

Advertisements